Trastornos de alimentación

In En familia on

Son enfermedades crónicas y progresivas que se manifiestan a través de la conducta alimentaria. Sin embargo, detrás prevalece una distorsión de la auto-imagen.


Seguramente alguna vez escuchaste hablar de “trastornos de alimentación”. Estos suelen estar asociados a modificaciones en la dieta diaria y la sobre o sub ingesta de alimentos. Sin embargo, engloban una gama muy compleja de síntomas. Entre ellos, predomina la alteración o distorsión de la auto-imagen corporal, un gran temor a subir de peso y la adquisición de una serie de valores a través del cuerpo.

Según el National Institute of Mental Health (NIMH) de los Estados Unidos, “los trastornos de la alimentación generalmente aparecen durante la adolescencia o adultez temprana, pero también se pueden dar durante la niñez o la adultez avanzada. Los trastornos de la alimentación más comunes son la anorexia y la bulimia”. Lo más importante es estar atentos ante los cambios bruscos de comportamiento con la comida en tus hijos o tus amigos. Muchas veces, quienes sufren esta enfermedad empiezan a evitar las cenas o almuerzos para que no las vean comer.

La anorexia nerviosa se caracteriza por el adelgazamiento extremo (emaciación), la incesante búsqueda de delgadez y la negación a mantener un peso normal o saludable. Las personas que la padecen tienen un miedo intenso a subir de peso y una autoimagen corporal distorsionada. “Estos trastornos generalmente están asociados con la imagen del cuerpo porque ésta se arma a partir de la mirada y del decir del Otro. Cuando alguien no ha sido del todo mirado, después hay dificultades con la asunción de la propia imagen. Es de la alimentación, pero repercute en el cuerpo para que el otro lo mire o diga algo”, explica la psicoanalista especializada en pareja y familia, Stella Maris Rivadero.

Muchas personas con anorexia nerviosa se ven a sí mismas excedidas en peso, incluso cuando están delgadas. La comida y el control de la balanza se vuelven una obsesión. Algunas, atraviesan episodios de atracones seguidos de una dieta extrema, exceso de ejercicios, vómitos o abuso de laxantes. Este último comportamiento se asocia a la bulimia nerviosa. “La bulimia nerviosa se caracteriza por episodios frecuentes y recurrentes de ingesta de cantidades extremadamente grandes de comida y una sensación de falta de control sobre estos episodios”, definen desde la NIMH.

A diferencia de la anorexia, las personas con bulimia generalmente mantienen un peso saludable o incluso tienen un poco de sobrepeso. Pero también tienen miedo de engordar, quieren desesperadamente perder peso y se sienten muy insatisfechas con la forma y el tamaño de su cuerpo. Por lo general, el comportamiento bulímico es secreto, dado que va acompañado de un sentimiento de indignación o vergüenza. El ciclo de atracón y purga puede darse varias veces a la semana e incluso varias veces al día.

“Los trastornos de la alimentación suelen estar asociados a un tipo de vínculo particular con la madre”, señala Rivadero. “No sólo es una cuestión fisiológica. El alimento es el primer signo de amor de la madre para el niño”. Ante los primeros indicios recomienda recurrir a un especialista. El tratamiento se realizará en conjunto entre psicólogos, nutricionistas y médicos para mejorar la salud del paciente.


Fuentes:

http://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/trastornos-de-la-alimentacin/index.shtml

Especialista consultada:

Lic. Stella Maris Rivadero : stellarivadero@gmail.com

Contacto

Ante cualquier consulta comunicate con nosotros al:

0800.333.3532