El problema de la comida rápida

In Me siento bien on

Una problemática de interés médico general y especialmente a nivel nutricional.


De un tiempo a esta parte, la concepción sobre qué es saludable o no a la hora de comer ha cambiado sensiblemente, especialmente porque, además de considerar la naturaleza de los alimentos ingeridos, se ha priorizado la frecuencia con que se lo hace y en qué contexto.

Dicho de otro modo, no se impone la idea de alimentos prohibidos, sino la de una dieta balanceada en la que los alimentos menos saludables estén permitidos en cierta medida y, especialmente, en cierta forma. En este sentido, el concepto de comida rápida ve seriamente interpelado el término de su rapidez.

Si bien la denominada comida rápida es sinónimo de alto contenido de grasas, hidratos de carbono y sal, el problema no estriba tanto en los componentes como en la frecuencia y cantidad ingerida. Con respecto a este último aspecto, la calidad está directamente  relacionada con la rapidez.

Sucede que, cualquier comida, pero especialmente la comida rápida, debe ser ingerida con suma lentitud, disfrutando de cada bocado. Una vez que el estómago está lleno, el cerebro demora entre 15 y 30 minutos en percibirlo. Así, ese es el lapso de tiempo que transcurre entre que nos llenamos y nos sentimos llenos.

Si recién dejamos de sentir hambre 15 ó 30 minutos después de estar llenos, entonces comer con lentitud, especialmente la comida rápida, resulta fundamental para la salud. Cuanto más rápido comemos, más comida ingerimos antes de que el cerebro pueda efectivamente permitirnos percibir la sensación de saciedad.

Según estudios clínicos, las personas que comen de manera apresurada tienen más del doble de posibilidades de desarrollar un síndrome metabólico, es decir, una patología que involucra elevada presión arterial, elevado colesterol y aumento de peso.

Además, comer rápido, algo que a menudo sucede con la comida rápida, genera picos de glucosa en sangre, lo que posteriormente condiciona la aparición de diabetes. Así, los expertos recomiendan ingerir lentamente, con tiempo para disfrutar conscientemente de lo que se come.

Fuente

lanacion.com.ar

Contacto

Completá el formulario a continuación para ponerte en contacto con nosotros.
Te responderemos a la brevedad.