¿Cómo afectan las hormonas a la digestión?

In Me siento bien on

Las principales hormonas que controlan las funciones del aparato digestivo se producen y se liberan a través de las células de la mucosa del estómago y del intestino delgado. Cuáles son y por qué son importantes.


La digestión es un proceso complejo que involucra numerosos órganos y elementos del cuerpo. El sistema endócrino también se ve involucrado en una buena digestión. “Las principales hormonas que controlan las funciones del aparato digestivo se producen y se liberan a través de las células de la mucosa del estómago y del intestino delgado. Estimulan la producción de los jugos digestivos y provocan el movimiento de los órganos”, explican desde el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disseases.

Sin ellas, la digestión no se puede llevar a cabo, ya que afectan la motilidad gastrointestinal y la absorción de los nutrientes. Las principales hormonas que controlan este proceso son la gastrina, la secretina y la colecistocinina. La primera hace que el estómago produzca un ácido que disuelve y digiere algunos alimentos. Es necesaria también para el crecimiento celular normal de la mucosa del estómago, el intestino delgado y el colon. Por otro lado, la secretina hace que el páncreas secrete un jugo digestivo rico en bicarbonato. Éste ayuda a neutralizar el contenido ácido del estómago cuando entra en el intestino delgado. Además, estimula al estómago para que produzca pepsina, una enzima que digiere las proteínas, y al hígado para que produzca bilis.

“La colecistocinina hace que el páncreas produzca las enzimas del jugo pancreático, y hace que la vesícula biliar se vacíe. También fomenta el crecimiento celular normal del páncreas”, señalan desde el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney

Disseases. Además, marcan la importancia de otras dos hormonas (la grelina y la obestatina) que regulan el apetito. El ayuno y la falta de distensión del estómago genera grelina, que actúa estimulando los centros del apetito. Contrariamente, la llegada de alimentos estimula la liberación de obestatina, que disminuye motilidad y vaciado de estómago sumado a su efecto inhibidor de los centros del apetito.

Sin estas hormonas, no se puede completar el proceso digestivo. Cuando éstas son absorbidas en el torrente sanguíneo, se trasladan al corazón por las arterias y regresan al aparato digestivo. Esto hace que los órganos vinculados con la digestión funcionen correctamente. Si hay algún desequilibrio hormonal, se evidenciará en cambios en la motilidad intestinal, así como pérdida de peso y apetito.


Fuentes:

https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/anatomia/aparato-digestivo/Pages/fact.aspx

Contacto

Ante cualquier consulta comunicate con nosotros al:

0800.333.3532